Puede que su nombre nos invite a pensar que se trata de un medicamento, aunque en realidad es un alga comestible con alto valor nutritivo, fuente de proteínas, vitaminas y minerales. Es la espirulina, que además, tiene efecto saciante. En realidad, se considera un superalimento, ya que se han descrito de ella múltiples propiedades, 15 de ellas muy populares, lo cual la ha convertido no solo en un complemento alimenticio que nos ayudará de forma saludable a llevar a cabo la 'operación bikini' de cara a los meses estivales, sino en un rotundo éxito de ventas para Mercadona, que lo comercializa a través de su marca Deliplus en una caja que contiene 60 cápsulas (27,3 g) por un precio de 4,50 euros.

¿Qué es y para qué sirve la espirulina?

La espirulina es un tipo de alga utilizada como suplemento nutricional debido a su excelente fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y proteínas, siendo considerada en la actualidad como un súper alimento debido a que proporciona beneficios para la salud. Aporta potasio, magnesio, calcio, zinc, manganeso, selenio, hierro y fósforo. Además, contiene vitamina E y otros elementos con propiedades antioxidantes, betacaroteno y todas las vitaminas del grupo B.

Algunos estudios indican que la espirulina puede mejorar el metabolismo de las grasas y de la glucosa, reduciendo la grasa acumulada en el hígado y protegiendo al corazón. Este alga está disponible en Mercadona en cápsulas, pudiendo ser ingerida con un poco de agua, jugos o batidos. 

La espirulina igualmente tiene pigmentos en altas cantidades que podrían tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios. Por todo ello, sirve para prevenir y tratar diversas enfermedades como la hipertensión, la dislipidemia, la rinitis alérgica, la anemia, la diabetes y el síndrome metabólico, debido a que es un alga rica en vitaminas y minerales, clorofila, proteínas de alta calidad, ácidos grasos esenciales y en antioxidantes. Además, posee compuestos que son inmunoestimulantes como la inulina y la ficocianina, la cual a demostrado propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antitumorales. Esta alga también podría tener un papel importante para el tratamiento de trastornos neurológicos y de la artritis. 

¿Efectos secundarios?

Ahora bien, la espirulina puede tener también efectos secundarios como estreñimiento, más sed de lo habitual y erupciones en la piel. Del mismo modo, no está recomendado su consumo para personas que tomen medicamentos que puedan incrementar el riesgo de hemorragia; para embarazadas y niños en periodo de lactancia, ni para quien padezca hiperuricemia, hipertiroidismo, fenilcetonuria, o enfermedades del hígado y patologías autoinmunes. Así que si tiene alguna de estas patologías o sospecha que puede padecerlas, absténgase de tomar este superalimento.

Caja de espirulina de Deliplus, de venta en Mercadona. La Provincia