Los superalimentos están de moda, quizás porque en un mundo en el que todo se vende procesado, los productos 100% naturales destacan por encima del resto. Hablamos de verduras, frutas, setas, algas, semillas o hasta raíces como la que hoy vamos a mostrar. En este caso nos referimos al jengibre, barato y con múltiples propiedades beneficiosas para la salud. Seguro que muchos habrán utilizado en los resfriados o alergias para aligerar la congestión nasal, pero que cuenta con muchas más propiedades que esa.

Lo verdaderamente interesante del jengibre es que es un gran antiinflamatorio natural, por lo que sirve para estimular y mejorar la digestión en caso de que la tengas lenta o pesada. Por ejemplo, la European Journal of Gastroenterology and Hepatology asegura en un estudio que si tienes gases, este superalimento te ayudará a expulsarlos de inmediato. Vinculada con esta característica, muchas dietas lo incorporan para perder peso y conseguir un vientre plano.

Ahora bien, también es un excelente antioxidante, antibacteriano, antocoagulante, analgésico y ayuda a favorecer la expectoración (expulsar los mocos que puedan perdurar en las vías respiratorias); otros expertos lo recomiendan en caso de azúcar alta o presencia de náuseas, y si tienes mal aliento, es otro aliado para combatirlo. Todo ello gracias a la presencia de muchísimos nutrientes, calcio, sodio, potasio o vitaminas (C, B2, B3 y B6).

En la story de Instagram elaborada por sexyishealthy que te mostramos a continuación puedes ver las propiedades del jengibre enfrentadas a la de otra raíz, como la cúrcuma. Da la impresión de que el jengibre gana.

Cómo consumir el jengibre

Es cierto, eso sí, que hay formas de consumir el jengibre mejores que otras, pero son muchas las maneras en que puede usarse para beneficiarse de sus propiedades. Aquí te indicamos varias maneras de consumir el jengibre para beneficiarte de sus propiedades.

Lo importante en todo caso es que te resulte agradable al sabor. Si consumes crudo el jengibre puede hacer que te alejes de él para siempre, por lo que puedes utilizarlo a modo de infusión, salteado con pimientos, brócoli o zanahoria, en ensaladas o como una especia más.

Seguramente lo conoces si eres aficionado a la comida japonesa, especialmente al sashimi o pescado crudo. Esas láminas de color rosado generalmente que acompañan los platos de pescado crudo y que tienen sabor como a colonia son jengibre macerado, un potente limpiador de boca para poder aprovechar todo el sabor de los alimentos sin mezclar unos con otros.

En la cocina oriental se toma mucho, también en deliciosas infusiones. Teniendo en cuenta que estamos en verano, lo mismo prefieres simplemente mezclar el jengibre con limón y agua con o sin gas para hacerte un refresco.