Un hostelero del paseo marítimo de Puerto Rico, Pablo González, se ha visto obligado a enviar al paro a 25 personas de una plantilla de 50 trabajadores después de que el Ayuntamiento de Mogán precintase el restaurante El Pirata por carecer de licencia de apertura y lo multase con 22.500 euros.

Se trata del segundo negocio de este empresario que el Consistorio precinta en menos de un año, desde que en julio de 2023 dictase el cese de actividad del restaurante Gran Canaria y lo multase con la misma cantidad.

González ha decidido clausurar también los restaurantes AtlantaVenecia y El Tiburón, todos ubicados en el paseo, para no enfrentarse a más sanciones.

Leer más