El jugador canario del FC Barcelona presenta sus nuevas botas en las que sale comiéndose un plátano.