Varios migrantes viven en condiciones infrahumanas por los barrancos del sur de Gran Canaria después de haber sido expulsados por diversos motivos de sus recursos temporales de alojamiento.