Esta próxima semana se celebra con carácter urgente una reunión entre el Gobierno y las comunidades autónomas para fijar el nuevo sistema de reparto de menores migrantes. Sistema que deja atrás la voluntariedad para dar salida al enorme problema humanitario generado, especialmente en las Canarias, y en Ceuta y Melilla. Muchas comunidades gobernadas por el PP se resisten. La polémica ha enfrentado una vez más al Ejecutivo con la oposición, pero se disparó aún mas por la propuesta popular, copiada de vox, de movilizar a la Armada.