Los datos de llegadas a Canarias se han triplicado desde septiembre de 2023. Por eso el Gobierno prepara la respuesta humanitaria para después del verano cuando las aguas se calman y los alisios dejan de soplar. Los indicadores son claros. La situación en el Sahel y el conflicto armado de Mali con hasta 200.000 refugiados desplazados según ACNUR. El cambio se produjo a finales de agosto del año pasado y coincidió con la inestabilidad política de Senegal. Llegaban 2.000 a la semana. También cambió el escenario al Hierro por el lugar de donde partian. Tuvieron que preparar sus capacidades en el mar y ahora vuelven a prepararse. El 35% de los que llegan son malienses, el 23 de Senegal. A diferencia de otras crisis en que llegaban marrroquíes y argelinos con redes de apoyo... estas personas no tienen proyecto. Solo quieren trabajar y mandar dinero a casa. Son refugiados. Piden asilo. Eso hace que permanezcan más tiempo en las redes de apoyo.