Lo que aparentemente sería una imagen normal un niño que juega con sus muñecos se sale de lo habitual cuando entre sus opciones tenía a Batman o a Spiderman y ha preferido a una enfermera con capa. Los tiempos cambian. Cambian los juegos y cambian los héroes. Este cuadro lo firma Bansky y lo ha colgado en un hospital de Southampton. Homenajea con él como mejor sabe a los sanitarios. Cuando recibieron este regalo en el centro hospitalario pensaron que era una imitación, una broma pero una llamada al creador bastó para alucinar del todo.