Jennifer López, la protagonista de la actualidad cinematográfica isleña en este comienzo de año, aterrizó en Gran Canaria en la tarde de este martes, sobre las 19.15 horas, en un vuelo privado procedente de Los Ángeles. Después de unas 11 o 12 horas de trayecto, la actriz y cantante neoyorquina llegó a Gando en la víspera de la primera jornada de rodaje de The Mother, la película de Netflix que coproduce López con la empresa y que se filmará a lo largo de este mes en hasta una veintena de localizaciones distintas en Las Palmas de Gran Canaria. 

La complejidad de la superproducción, así como su volumen de emplazamientos, ha comportado la subdivisión del plan de rodaje en varias unidades que rodarán en una misma jornada, de forma simultánea, distintas escenas de la película, tanto con el reparto oficial como con sus dobles de acción y distintos extra. En concreto, en este primer día de rodaje, se desarrollarán dos escenas paralelas en extremos opuestos de la ciudad: una con carácter oficial para la película; y otra como ensayo para una escena que se rodará a final de mes. 

Así, López ya se encuentra en Gran Canaria y, tras su aterrizaje ayer por la tarde, el equipo de producción la recogió en un coche para dirigirse a un conocido hotel en el sur, si bien, en los próximos días, la actriz se trasladará a una lujosa villa situada en el norte de la Isla, con acceso rápido al centro de la capital. López se incorpora a la fase isleña de la superproducción después de haber realizado las pruebas de vestuario para las escenas correspondientes, cuyo material fue enviado expresamente a Los Ángeles desde Gran Canaria hace unas semanas.

Aún se desconoce si el resto del reparto, integrado por Gael García Bernal, Joseph Fiennes, Omari Hardwick, Paul Raci y Lucy Paez, ha recalado también en la Isla. 

El corazón del plató cinematográfico de The Mother, que cuenta con el respaldo de la productora canaria Sur Film, se sitúa, sobre todo, en los barrios de Arenales-Triana-Vegueta (lo que incluye varios espacios y edificios emblemáticos de la ciudad), pero también se desplazará a otros enclaves capitalinos, como el barrio de la Isleta, una de las terminales del Puerto de la Luz, el barrio marinero de San Cristóbal y la vaquería de Ladera Alta, junto a Los Giles. Además, algunas fuentes de producción apuntan a algunas posibles salidas fuera de la ciudad, como Arucas o el sur de Gran Canaria, pero el rodaje se concentra, eminentemente, en la ciudad.

Asimismo, el grueso de estos lugares de rodaje emularán las calles de La Habana en Las Palmas de Gran Canaria, si bien unos pocos, como la vaquería de Ladera Alta, simularán Afganistán, tal como marca el guion de la película, que comenzó a filmarse hace unos meses en Vancouver (Canadá).

Sin embargo, en los meses de septiembre y octubre del pasado año, cuando trascendieron algunas imágenes del rodaje en escenarios canadienses, una parte del equipo de Netflix ya se encontraba en Gran Canaria, en concreto, en el casco de Vegueta, cerrando localizaciones para The Mother. 

Los trabajos de acondicionamiento y revestimiento avanzan en distintos lugares como la Plaza del Pilar Nuevo, en el casco de Vegueta, o en La Isleta, que acogerán sendas jornadas de rodaje a partir del próximo fin de semana. Cada vez más calles cierran sus accesos y prohíben el estacionamiento con motivo del rodaje, cuyos cortes podrían prolongarse hasta finales de febrero si se tienen en cuenta las jornadas de recogida y desmontaje. 

En definitiva, el desarrollo del rodaje supondrá un acontecimiento en el corazón de Las Palmas de Gran Canaria que, poco a poco, recupera el pulso como plató cinematográfico insular después del boom iniciado hace un lustro. Precisamente, el pasado diciembre, la ciudad acogió el rodaje de la producción nacional De perdidos a Rio, dirigida por Joaquín Mazón, con Pablo Chiapella, Fran Perea y Esther Acebo como intérpretes principales.

En cuanto a The Mother, el filme es un thriller de acción cuya trama gira en torno a la historia de una asesina a sueldo, a la que encarna López, que abandona su escondite para proteger a su hija (Paez), a la que renunció años atrás cuando era perseguida por una peligrosa banda, que encarnan Fiennes y García Bernal, y que ahora se encuentra en peligro.