Los escenarios de La Gomera no solo forman parte esencial de la trama, sino que también destacan la belleza del Archipiélago como un excelente plató de cine