La banda mexicana Maná se encontraba en Madrid tras dar dos conciertos enmarcados en la gira México Lindo y Querido, que también los trajo a Gran Canaria la noche del sábado. "Llevamos 30 años y nunca habíamos estado en un programa así", confesó Fher, vocalista del grupo. La banda tuvo palabras emotivas para el público canario: "¡Muy buenas noches, Las Palmas! Qué emoción estar aquí, en las Islas, al ladito de África, y que podamos cantar nosotros los mexicanos nuestra música para ustedes", dijo el cantante antes de que sonaran los famosos acordes de Corazón Espinado.

A las 00:10 horas de la madrugada del sábado al domingo, el grupo de Jalisco pidió a alguien del público que se ofreciera voluntario para subir al escenario y cantar uno de sus éxitos. Alejandra, una vecina de Lanzarote, fue la afortunada que compartió unos minutos en el escenario con la banda, según ha informado La Voz de Lanzarote.