Las sillas de plástico blancas son un elemento común en muchos hogares debido a su practicidad y durabilidad, sobre todo, en espacio al aire libre. Sin embargo, con el paso del tiempo, pueden adquirir un tono amarillento que las hace lucir desgastadas y de muy mal aspecto.

Afortunadamente, existen métodos simples y económicos para devolverles su aspecto original. En este vídeo se explica cómo quitar la suciedad con ingredientes caseros y en poco tiempo.