Tras meses de parón y conflicto laboral, comenzó el baloncesto en Estados Unidos.