La bombonera millonaria encara la recta final. Póngase el casco. 21 años de vida y una inversión que supera los 200 millones. El Cabildo aprobó esta mañana la partida final de 101 millones para concluir las obras del recinto de Siete Palmas, que fue inaugurado en mayo de 2003 con la disputa del partido amistoso UD Las Palmas-Anderlecht.

El coste inicial de la nueva casa amarilla fue de 90 kilos, que ha ido aumentando con el paso de los años para recibir ahora, gracias al impulso del consejero de Deportes Aridany Romero Vega, el retoque final. Dentro de un año, la grada Naciente estará acabada y se calcula que para 2027, el nuevo Gran Canaria esté listo para ser sede del Mundial 2030 y la nueva mansión de la UD Las Palmas. El aforo será de 44.462 asientos, por las 32.000 butacas que cuenta en la actualidad.