Eva y su familia se han tenido que quedar este verano en casa porque económicamente no podían irse de viaje. Con los gastos de la casa y los niños no se lo pueden permitir. Forma parte del casi 40% de españoles que no se pueden permitir ni una semana de vacaciones al año. Tumbarse al sol, pasear o sentarse en una terraza a tomar algo es necesario después de tanto trabajo porque se desconecta. Los afortunados que pueden irse unos días de descanso gastan de media 2.000 euros. Uno de los consejos para poder descansar unos días al año es ahorrar. Es la clave teniendo en cuenta que el año pasado nuestro poder adquisitivo lejos de aumentar bajó en 133 euros.