A medida que han subido los precios del aceite de oliva, casi un 63 por ciento en un año, se ha desplomado el consumo.En 2023, la ventas cayeron un 47 por ciento, en favor de otros aceites.  En este contexto, a partir del 1 de julio baja el IVA del aceite de oliva. La medida supondrá una rebaja de unos céntimos por litro.  Las asociaciones agrarias piden al Gobierno que esté vigilante para que estos márgenes lleguen al consumidor.La rebaja será temporal, luego el IVA del aceite será el superreducido del 4 por ciento, el que se aplica a los productos de primera necesidad.