Migrantes que se encuentran en la isla de Fuerteventura están siendo alojados desde este martes en hoteles y complejos turísticos del municipio de Caleta de Fuste.

Esta decisión también fue adoptada el pasado año en la isla de Gran Canaria, si bien en aquel momento se justificó por la falta de recursos existentes para acoger a todas las personas que estaban arribando a la isla.