La capital grancanaria y más zonas del norte de la Isla se sorprendieron ante una tormenta que empapó durante la alerta por altas temperaturas.