La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, ha vinculado su detención este jueves por parte de la Guardia Civil a las críticas que durante las últimas semanas ha vertido sobre la inacción por parte del Gobierno central para trasladar a los migrantes que desde hace ya 22 días esperan en el muelle de Arguineguin para ser trasladados a centros de atención dignos. “Sacar las vergüenzas al Estado sale caro”, afirmó la regidora, quien junto con el primer teniente de alcalde, Mencey Navarro, y la concejala de Servicio Social, Tania Alonso, permaneció detenida durante el día de ayer mientras la Guardia Civil registraba el Ayuntamiento, acusada por presuntos delitos relacionados con la compra de votos en las elecciones locales de 2015 y 2019. Todos han quedado en libertad sin fianza y con cargos, a la espera de su declaración ante el juez.