Los propietarios de las embarcaciones de concentraron este sábado en el contradique del puerto de Arguineguín para rechazar que la autorizaciones de atraque tengan fecha de caducidad y establezca un máximo ininterrumpido de cuatro años. Acudieron unos 40 propietarios y algunos de ellos afirmaron que "después de muchos años, Puertos Canarios ahora impide meter el coche", lo que consideran que son "represalias en vez de conversaciones"