Miguel Sierra ha tardado tres meses en levantar la Casa de la Navidad de Keyla, su primera nieta, en El Salobre, San Bartolomé de Tirajana. Esta es su fecha favorita del año y comparte su obra con los demás de forma altruista.