El día grande de San Antonio en la Villa de Santa Brígida comenzó desde muy temprano, con una diana floreada por las calles del casco seguida por la apertura de la feria de ganado, en la que este año participaron 40 ganaderos con más de 200 animales. Una ligera lluvia refrescó a los asistentes, haciendo referencia a la tradición del patrón. Tras la eucaristía y función solemne, presidida por el obispo auxiliar de Canarias, Cristóbal Déniz, el trono con la imagen salió para efectuar el recorrido por las calles del casco de la Villa, acompañada en todo momento por la Banda de Guerra Número 1 de la Brican XVI.