Imagen de la playa de Melenara y Taliarte captada por el dron que controla si se acercan nuevos ejemplares de escualos