Se bautizaron como "Kill Team", el "Equipo Muerte" y acababan con la vida de los insurgentes afganos violando todas las normas del Código Militar.