La presencia de curiosos y de un camión de bomberos a la puerta del hospital AMRI de Calcuta, en India, nos recuerda que hace sólo unas horas este lugar era un auténtico infierno. Un incendio declarado en el sótano y que se propagó con rapidez a los pisos superiores causó la muerte de 89 personas. Los vecinos acudieron a al hospital y lograron acceder a su interior para rescatar a algunos enfermos. Pero a la llegada de las asistencias, se les prohibió la entrada.