La policía de Hong Kong sigue levantando las barricadas que impedían el paso al centro de la ciudad.Decenas de personas mantienen su protesta y reclaman más democracia para la elección de sus líderes regionales.Un verdadero ejército de agentes se afanan para despejar las calles.