Precisamente para defender la alegría de sus hijos de 3 y 5 años, los Kurdi se embarcaron en un viaje lleno de incógnitas