El Papa Francisco se ha reunido en el Vaticano con más de cinco mil gitanos procedentes de todas partes del mundo. En el encuentro había máas de 400 españoles y el Papa ha escuchado cantar flamenco. Una audiencia en la que el Pontífice les ha pedido que busquen su integración sin renunciar a su cultura. "Ha llegado el tiempo de erradicar las reciprocas desconfianzas", ha dicho y les ha pedido que se impliquen para construir lazos de fraternidad que les ayuden a encontrar su sitio en la sociedad. El Papa ha recibido constantes muestras de cariño de las miles de personas de etnia gitana que han acudido a esta multitudinaria audiencia en el Vaticano.