Las palabras del presidente de los EEUU han sentado muy mal a los mexicanos