Trece días después del incendio forestal en Maui, Joe Biden ha visitado junto a su mujer la ciudad. Allí el presidente estadounidense ha prometido su ayuda durante el tiempo que sea necesario. Lo hacía después de recorrer las calles, completamente devastadas, con casas destruidas, vehículos quemados y árboles calcinados. Este incendio, que se ha cobrado la vida de 114 personas y se ha convertido en el más mortífero de Estados Unidos en más de un siglo.