Unas 15.000 colillas han sido retiradas este pasado sábado de la playa de Caleta de Sebo, así como del entorno de este núcleo poblacional de la isla de La Graciosa, gracias a la acción impulsada por el Ayuntamiento de Teguise, que a través del área de Participación Ciudadana ha puesto en marcha la primera iniciativa medioambiental del proyecto “La Graciosa, Isla Sin Humo”, el cual tiene el objetivo de visibilizar y concienciar del problema que suponen los residuos, en especial, las colillas, en un territorio tan frágil como es uno de los espacios protegidos marítimo-terrestres más importante de Canarias.   

Unos 40 voluntarios, entre residentes y visitantes, se unieron en una jornada de limpieza bajo el eslogan “¿Qué huella quieres dejar?”, mostrando su apoyo incondicional al mantenimiento de una zona especialmente sensible a la huella que deja el ser humano. Además de la recogida, se desarrollaron acciones informativas para que los asistentes pudieran conocer cuáles son las consecuencias de la mala gestión de los residuos y sensibilizar a la ciudadanía de que está en sus manos evitar seguir contaminando.   

Los miles de colillas han sido depositados en una escultura con forma de concha que permite ver el nivel de residuos y que pretende servir de recordatorio permanente para visibilizar de manera muy gráfica el daño que cada una de las colillas puede llegar a generar.   

El eje educacional y medioambiental de la campaña   

El Ayuntamiento de Teguise recuerda la finalidad de la campaña y del proyecto “La Graciosa, Isla Sin Humo”, que promueve acciones para concienciar sobre hábitos saludables y respetuosos con el medioambiente y que ya ha conseguido la certificación oficial Smoke Free Culture otorgada por la entidad independiente Tüv Austria.   

“Cuando hablamos de una isla sin humo, eso implica no fumar cigarrillos en los espacios limitados por el propio Ayuntamiento y con ello no sólo avanzamos hacia un mundo sin humos, sino también a generar menos residuos, en concreto, las colillas, cuyos filtros llevan plástico”, ha explicado la concejala delegada de La Graciosa. “Lo importante es que el ciudadano tenga información y haga un uso consciente de los residuos como el plástico, que sepa cómo lo consume y cómo debe reciclarlo” -explica- “y por eso queremos darle mayor visibilidad a este hecho y sensibilizar al ciudadano de que está en su mano evitar seguir contaminando”, añadió Alicia Páez.   

En este sentido, la edil puso el foco en el aspecto medioambiental de la campaña, destacando que “las corrientes del Océano Atlántico hacen que cada día lleguen arrastrados plásticos a las playas de La Graciosa, y siendo uno de los espacios protegidos más importantes de Canarias, no lo podemos permitir, por lo que es importante que la población local lo vea y perciba como positivo involucrarse en la conservación del medio ambiente, así como el turista”, concluyó, invitando “a todos los colectivos a sumarse a una iniciativa que busca proteger y conservar uno de los enclaves de mayor valor paisajístico del planeta”.