La falta de mantenimiento y de civismo deteriora el pulmón verde de La Ballena. Los usuarios piden más atención en las zonas más cercanas a las entradas del parque, más vigilancia contra el vandalismo y educación a los dueños de perros