Comerciantes y vecinos de la calle Fondos de Segura, en el barrio de Siete Palmas, se vieron afectados este fin de semana por una plaga de moscas que impidió abrir las ventanas de las viviendas y atender con comodidad a los clientes. Los más perjudicados fueron los restaurantes y negocios de comida, ya que los insectos espantaban a la clientela. Alguno de ellos incluso tuvo que cerrar ante la situación.