El paisaje característico de las chimeneas de la central térmica de Jinámar poco a poco va desapareciendo. Creada en la década de los 70 para dar cobertura energética a la isla, la infraestructura se ha ido adaptando para cumplir con las normativas medioambientales y en la actualidad forma parte del proceso de descarbonización de la generación térmica de Grupo Endesa. Su director de Generación en Gran Canaria, Luis Varela, informó este miércoles, durante una visita con los medios a las instalaciones, que la chimenea más pequeña desaparecerá entre finales de julio y principios de agosto.