La primera edición de la Can we run LPGC llenó de perros y amos el Parque Romano.