Los pueblos costeros se han quedado vacíos con la llegada del mes de septiembre y la vuelta al trabajo, lo que para estos municipios se convierte en sinónimo de tranquilidad.