Los obreros trabajan a destajo en el techo del Hemiciclo para intentar arreglar las goteras y, de esa manera, se pueda celebrar la sesión de control prevista para hoy.