10 horas y media pasaron desde que el Supremo decidió revocar la libertad de Alberto Plazaola hasta que la Policía entró en su casa. La decisión fue noticia sobre el mediodía, pero no llegó a la Audiencia Nacional hasta las cuatro de la tarde. Y los agentes no entraron en el domicilio hasta las 11 de la noche. Hoy el presidente del Supremo ha anunciado que se va a investigar la filtración y el ministro del Interior ha explicado que el etarra no estaba vigilado porque se encontraba en libertad sin condiciones. Desde el martes por la noche, Alberto Plazaola está en busca y captura.