Una pareja decide resguardarse dentro de un chiringuito malagueño. Y aciertan. 20 segundo después no se libra nadie. De repente, las olas de cuatro metros arrasan con todo. La gente corre intentando protegerse. Pero el agua no cede y entra hasta la cocina.