El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha planteado una tercera reforma del Código Penal después de los atentados perpetrados en Barcelona y en Cambrils porque ante el terrorismo "no puede haber descanso" y ha reconocido que "la seguridad 100% es muy difícil de conseguir".