Los políticos catalanes se han mostrado en contra del traslado de las obras porque no hay aún decisión judicial en firme