El Tribunal Supremo carga contra la justicia de Bélgica después del rechazo de la euroorden contra Toni Comín, Metitxell Serret y Lluís Puig por un defecto de forma.