Desarticulada una banda en Madrid que robaba coches a la carta. En apenas una hora, cometían el robo, desguazaban el vehículo para vender sus piezas bajo pedido y calcinaban el resto. Para este rápido y meticuloso trabajo tenían su propio taller mecánico en el que contaban con gran cantidad de material.