En un zoo de Japón han descubierto las dotes artísticas de uno de sus elefantes. Un ejemplar de cuatro años ha aprendido a manejar pinceles y lienzos para demostrar todo su talento como pintor. Durante la primavera pintará cerezos en flor, para dedicarse a los narcisos en verano. Por el momento ya ha realizado 80 cuadros.