Los productos sin gluten son bastante más caros que los que sí lo contienen