La lava sigue corriendo por las laderas de La Palma.