El río de roca fundida que alimenta el nuevo delta de lava de la costa de Tazacorte, en La Palma, baja a una velocidad de 10 metros por segundo a su paso junto a la montaña de La Laguna, su último gran obstáculo antes de precipitarse ladera abajo hacia los acantilados, informa Involcán.