La Guardia Civil ha rescatado en el puerto de Melilla a un inmigrante que fue localizado enterrado dentro de un saco con cenizas volantes tóxicas procedentes de la incineradora en su intento de llegar a la península de forma irregular como polizón.

En una nota, la comandancia del instituto armado ha informado este lunes de que este rescate se produjo el pasado viernes, cuando fueron localizadas 41 personas que iban ocultas en las bateas, camiones, contenedores y vehículos articulados, previos a su embarque en los buques para introducirse de forma irregular.