Una cámara de seguridad grabó todo lo que ocurrió el pasado 16 de mayo en un locutorio de Vecindario. «El dinero, dame el dinero», exigió un ladrón, con un cuchillo de grandes dimensiones en sus manos, con el que consiguió llevarse 300 euros del negocio en el que la dependencia le hizo frente y pidió auxilio a quienes estaban cerca. La Guardia Civil lo localizó en las proximidades y procedió a su detención como presunto autor de un robo con violencia.

El atraco se produjo sobre las tres y media de la tarde cuando un hombre vestido con un pullover blanco y con capucha, unos guantes naranjas y un pantalón vaquero entró en el local, en cuyo interior se encontraban la trabajadora y una clienta de 52 y 56 años de edad. «El dinero, el dinero, ¿dónde está el dinero?», le exige a las dos. La clienta le dice que no tiene nada, pero termina dándole algo de su bolso. 

La empleada, por su parte, le hizo frente. «¿Qué te pasa a ti?», le pregunta primero, momento en el que incluso se llega a acercar al ladrón que se encontraba al otro lado del mostrador y este hace un movimiento con el que intenta agredirla con el arma blanca. Es entonces cuando la dependienta empieza a gritar «¡auxilio, auxilio!», el ladrón tira una pantalla al suelo y se lleva parte del dinero que había en la caja registradora, según recogió una de las cámaras.

Cuando acabó el robo, las afectadas dieron aviso a la la Central Operativa de Servicios COS de la Comandancia de Las Palmas. Los agentes se personaron en el lugar y corroboraron que las dos mujeres habían sido amenazadas con arma blanca de grandes dimensiones, sustrayéndoles aproximadamente la cantidad de 300 euros a las víctimas y causando daños del material informático del establecimiento.

La Guardia Civil inició una investigación policial con los primeros datos aportados por las víctimas, las cuales facilitaron los detalles minuciosos de la descripción física del supuesto autor y la vestimenta, siendo confirmado este extremo con un visionado superficial de imágenes, según informó ayer el Instituto Armado en un comunicado.

Con los datos recabados, las patrullas iniciaron un dispositivo de búsqueda por las calles aledañas al lugar de los hechos, que dio como resultado la localización de un varón de rasgos similares a los descritos por las víctimas cerca de otro comercio de la zona.

Finalmente, las víctimas de los hechos interpusieron la denuncia en las dependencias del puesto principal de Vecindario. Estas confirmaron la identidad del presunto autor de los hechos sin ningún género de dudas, según la Guardia Civil, realizándose con ello el correspondiente atestado policial que fue entregado junto con el detenido en el Juzgado en funciones de guardia de San Bartolomé de Tirajana.