Un matrimonio sobre el que pesa una orden de desahucio por no pagar el alquiler de la lujosa vivienda en la que vivía ha sido detenido en Tenerife porque al parecer llevó a cabo una estafa superior a los 800.000 euros, ha informado este miércoles la Policía Nacional.

Los detenidos, de 42 y 39 años y con antecedentes policiales, actuaban en el municipio de La Laguna como agentes externos de una reconocida empresa inmobiliaria, de la que captaban clientes para hacer compra ventas ficticias, en las que los compradores desembolsaban hasta 85.000 euros para la reserva de viviendas que nunca recibían.